Es la estación mas fría del año tan hermosa como cruel lleva a su paso el crudo invierno con nieve en montañas y lagos....
Ambientación
Han pasado 500 años desde la guerra más impresionante e increíble que nadie haya visto, el poder absoluto del que fue conocido como unos de los dos más grandes shinobis de la historia llamado Madara Uchiha concluyo en su muerte y desaparición por completo de este mundo en el intento por obtener el poder total del mundo. Al mismo tiempo pero en los enormes y peligrosos mares, una guerra muy parecida se libraba, específicamente en una isla llamada Marineford entre la máxima autoridad de los mares conocida como la marina y una gran cantidad de piratas comandados por el pirata más reconocido y temido por su poder destructor, Edward Newgate (barba blanca) quien también termino perdiendo la vida en esta guerra. Dos grandes personajes murieron el mismo día, ninguno sabia de la existencia del otro pero eso ha cambiado, después de la muerte de ambos, muchos creen que solo ha sido un invento de los ancestros intentando elevar el espíritu de compañerismo y establecer una paz mundial, intentando evitar una nueva guerra, pero eso parece inevitable, los constantes saqueos por parte de los piratas a los pequeños pueblos pertenecientes a las grandes aldeas shinobis y la poca disponibilidad de estos para llegar a un acuerdo han desatado murmuros entre la gente de una posible guerra entre piratas y shinobis. ¿De qué lado estarás, podrás detener esta guerra antes de que suceda o serás un participe más en una guerra que parecerá entrara en los anales de la historia?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Creador
WebMaster
Perfil # MP
Ami
Administradora
Perfil # MP
Killer S.
Administrador
Perfil # MP
Konohagakure
Sunagakure
Kirigakure
Otogakure
Kumogakure
Iwagakure
Akatsuki
Marina
Piratas
Shichibukai
Supernovas
Revolucionarios
Yonko
Caza Recompensas
Últimos temas
» Reglamento Básico
Dom Feb 08 2015, 19:04 por Creador WorldWar E.

» Guia de entrenamiento Shinobi
Dom Feb 08 2015, 18:53 por Creador WorldWar E.

» Guía de entrenamiento Pirata
Dom Feb 08 2015, 18:51 por Creador WorldWar E.

» Intentos de la apertura~
Mar Jun 24 2014, 20:52 por Ami

» Morrigan Asleand [Terminada]
Miér Mayo 21 2014, 20:53 por Invitado

» Reglamento General (Firmar)
Miér Mayo 21 2014, 20:39 por Invitado

» Puntos de encuentro de akumas y bijuus
Mar Mayo 06 2014, 17:25 por Killer Shadow.

» Registro de Personajes
Sáb Mayo 03 2014, 23:09 por Creador WorldWar E.

» Registro de PB
Sáb Mayo 03 2014, 23:06 por Creador WorldWar E.

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 11 el Dom Nov 02 2014, 13:23.

portgas d ann

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

portgas d ann

Mensaje por Invitado el Dom Abr 27 2014, 22:43

[*]Nombre: Portgas D. Ann
[*]Apodo: Fenix
[*]Rango: aprendiz pirata
[*]Franquicia (pirata, revolucionario, marina): Pirata
[*]Tripulación a la que pertenece:
[*]Descripción Física: Es una joven de cabellos cortos de color negro azabache y de tez morena debido a su larga exposición al sol y a sus continuos viajes por alta mar. Su rostro está cubierto de pecas,  su cuerpo es esbelto y atlético, además demuestra una lógica madurez con un busto de volumen considerable, pero aún en desarrollo por lo que en un futuro serán más voluminosos. Sus caderas son firmes, como la de la mayoría de las chicas de su edad. Su vestimenta habitual consta de unos pantalones cortos tipo bermuda de color negro adornado con un cinturón anaranjado cuya hebilla es una letra “A”, la inicial de su nombre, y bien atado a su cinturón se puede encontrar su arma, un cuchillo bastante peculiar. De adorno en su cabeza lleva siempre su sombrero, el cual cuida de manera cariñosa, dado que es su más preciado tesoro. El sombrero está decorado con: perlas rojas y con dos caras una alegre y la otra enfadada, también la cuelga 2 cuerdas de cada extremo del sombrero acabado en un colgante don la calavera de un toro y acabado en el extremo de las cuerdas unidas con una caña.
Sin embargo, Ann no se limita únicamente a esta vestimenta.  Sus otras ropas suelen variar entre muchos estilos, dependientes principalmente de la ocasión y el clima de la zona. Dichas ropas varían entre vestidos con corte algo infantil a otras ropas más provocativas y sensuales.
Suele calzar botas o zapatos, considerando las sandalias carentes de utilidad, además de ser molestas. En su brazo izquierdo se puede apreciar la más destacada característica de su físico, un tatuaje que forma su nombre.
Spoiler:
[*]Descripción psicológica:
Pese a que los años en cautiverio le han hecho volverse muy tímida y retraída, saltará a defender con uñas y dientes las cosas que ella cree importantes, como su apellido. Se enfada con mucha facilidad, expresándolo furiosamente, como un león. De personalidad callada e ideales claros, Ann no es un personaje con el que tratar fácilmente, pero cuando esta con amigos y conocidos es una chica simpática y cariñosa. Cuando es traicionada le hace tanto daño que ataca a matar a esa persona sin piedad ninguna, y su confianza se puede ganar ayudándola,  y de mostrándole que no tiene in tenciones de hacerle daño, y le afecta que la historia se repita constantemente como la muerte de toda su familia.
[*]Historia( debes incluir la forma que obtuviste tu akuma):
Hola, mi nombre es Ann, aunque seguro que os sorprenderá un poco más si añado mis apellidos: Portgas D. Ann.
En efecto, soy la tataranieta del famoso pirata Portgas D. Ace.
Tengo 18 años y creo que estaría bien que empezara antes de contar mi historia, contar la de mis antepasados: Mi bisabuelo y la hermana de mi bisabuelo eran mellizos y, a partir de ellos, comenzó a resurgir la familia Portgas, mi familia.
Eran conocidos piratas y tuvieron un hijo, el cual inesperadamente se unió a la marina, dejando a una esposa y a un hijo pequeño en tierra (ese hijo era mi padre)
Años después nací yo, fruto del amor de mi padre y mi madre. Era pequeñita, tenía la piel rosada y la cara llena de pequitas y me llamaron Ann.
A los 7 años, yo solamente había visto a mi abuelo dos veces: cuando me regaló un collar de perlas rojas a los 5 años, diciéndome que era un tesoro familiar y a los 7 que me regaló un sombrero de mi tatarabuelo, Ace.
Tan solo un mes después de mi cumpleaños, estaba yo por la ciudad de noche, siguiendo a un gatito que había visto cuando me encontré con lo que durante muchos años se convertiría en mi pesadilla: Era un hombre alto y robusto, con una frondosa barba y me miraba con aires de suficiencia, como quién encuentra que un conejo ha caído en su trampa. Sin pensarlo dos veces, me agarró con su enorme mano y me llevó a su barco, un barco pirata.
Era una banda de poca monta, pero aun así lograron introducirse en la ciudad sin ser advertidos y robar comida y a mí, a quién convirtieron en su esclava.
Acostumbrada a la vida fácil que una niña debería tener, el cambio a aquél barco enorme y maloliente me hizo llorar inconsolablemente hasta que uno de los piratas me puso una espada en el cuello, amenazándome con matarme si no era obediente, así que tuve que obedecer.
Mi rutina diaria era dura y tediosa, tenía que ocuparme de tanto la limpieza del barco como de la comida de los piratas, teniendo muchas veces que ir a cazar cuando atracábamos en alguna isla, dejándome sin comida si no traía la suficiente, aunque siempre me dejaban lo que ellos no querían, como si fuese un animal.
Mi dormitorio era el mástil, al cual me encadenaban para que no intentase asesinarlos mientras dormían y, cuando eso era imposible por el clima, me encerraban en un calabozo estrecho que odiaba, ya que al menos en el mástil podía ver el mar.
Durante más de 10 años estuvieron tratándome así, aunque debido a un enfrentamiento que tuve con un pirata en la que demostré mi agilidad y lo que había aprendido de su técnica (llamada “la muerte sigilosa”) para casi matarlo, decidieron enseñarme a usarla para cazar mejor, pero a cambio me tuvieron siempre encadenada con pesadas cadenas para que no pudiese moverme libremente.
Recuerdo lo que pasó aquél día, desperté atada al mástil con los gritos aterrorizados de los piratas. Era la Marina. Un enorme buque iba directo a ellos, preparado para abordarlo sin que ellos tuviesen la menor oportunidad de escapar.  Los piratas se veían rodeados y superados en número así que decidieron soltarme las cadenas y darme un arma, para obligarme a pelear con ellos, cosa que accedí, aunque no pensara hacerlo bajo ningún precio. Así comenzó el abordaje, los marines eran claramente superiores y los vencían sin esfuerzo, pero ese no era mi objetivo: Corrí directo hacia el líder pirata, al cual llevaba a modo de trofeo mi collar y mi sombrero. Antes de que pudiese reaccionar le conseguí hincar la espada que me dieron en la pierna, pero el hombre era realmente fuerte y me logró desarmar, tirándome al suelo. Estaba a su merced y en sus ojos vi la furia de quién lo ha perdido todo, por lo que decidió al menos acabar conmigo: levantó su pesado mandoble y … ¡CLING!
Sonó el choque de su espada con la del almirante de la marina, parando así su golpe. Aquél almirante anciano pero aun muy robusto, lo reconocí rápidamente: Era mi abuelo, el Almirante Cornelius. No tardó mucho en deshacerse del pirata, dándose la vuelta y mirándome mientras decía:
“¿Ann…?” – Rápidamente se lanzó hacia mí y me dio un abrazo mientras las lágrimas brotaban de sus ojos.
Los marines habían capturado el barco en cuestión de minutos y todos estaban viendo como aquél hombre, azote de los piratas y de demás calaña, lloraba como un niño abrazando a aquella niña convertida en mujer.
Tras aquello, no perdió tiempo y le retiró el collar y el sombrero al pirata, devolviéndomelos mientras alababa lo mucho que había crecido, aunque podía ver que había algo más que no quería contarme y no supe que era.
Me trasladaron a la enfermería, debido a que durante estos 10 años apenas había comido y había vivido en condiciones realmente malas, mi cuerpo estaba bastante débil y flaco, aunque no presentaba ningún problema interno.
Durante el largo tiempo de observación, pude ver la silueta de mi abuelo en la entrada, además de ciertos comentarios de ciertos marines, tales como:
“¿Has visto al almirante? ¿Llorando como una niña? Se me ha caído un mito…”
“¿Y la chica esa? ¿Quién es? No está nada mal…”
“¿No te has enterado? Es la nieta del almirante, la secuestraron cuando era una niña y por eso el almirante nos hacia atacar todo barco pirata que veíamos, intentando rescatarla.”
Tras mi recuperación, yo ya tenía un aspecto algo más saludable, por lo que podía salir sin vigilancia de la enfermería. Mi abuelo, con cara de circunstancia, me pidió que le siguiese y así lo hice. Por los pasillos podía advertir como todos los marines fijaban su vista en mí y sonreían, incluso uno de ellos tuvo la arrogancia de decir:
“Vaya cuerpo…” – Estas palabras enfurecieron a mi abuelo, que rápidamente se giró y dijo, bramando cual toro:
“Un comentario más así sobre mi nieta y os prometo…”
“…como oiga un solo comentario más sobre mi inadecuado o se acerque a mí, os mataré sin compasión” – Terminé yo la frase, sorprendiendo a mi abuelo, desgraciadamente el marine parecía aún más arrogante:
“¿Ah sí? ¿Y cómo harás eso?” – Dio un solo paso hacia mí y, con mi bien entrenada agilidad me posé detrás de él, retorciéndole el brazo y tirándolo al suelo, haciéndolo gritar y pagar por su insolencia. Enfadada, agarré una daga que tenía y la puse en el cuello, causando que todos los marines presentes desenvainaran sus espadas y apuntasen hacia mí:
“¡BASTA! Guardad ahora mismo las espadas u os juro que yo mismo acabaré con la vida de todos los malditos marines de este maldito buque” – Gritó mi abuelo con una fuerte voz que retumbó en todo el barco, lo que hizo que los marines se guardasen sus armas y saliesen corriendo a toda prisa, acompañados de aquél bravucón en cuanto lo solté.
Llegamos a la habitación del almirante y el lujo que profesaba me dejó con la boca abierta, pero yo tenía claro que lo que quería probar era la cama, llevaba años sin dormir en una asi que me acosté contenta de que mi tormento llegase a su fin, durmiéndome casi inmediatamente.
Cuando desperté habíamos llegado a la base de la marina y mi abuelo, con gran pesar, me dijo que tenía cosas que hacer, entre ellas ajusticiar con extrema severidad a aquellos piratas, por lo que me puso a recaudo de otra almirante de la que ni recuerdo el nombre, solo sé que no me gustó su aspecto y que me parecía un poco rara, por lo que preferí no dirigirle la palabra.
Tiempo después supe que mi abuelo fue a la casa de mi bisabuela, en plena montaña, para comunicarle las buenas noticias, además de recibir órdenes:
“Cornelius, quiero que le cuentes a Ann que el apellido Portgas es por la madre de Ace ya que a él siempre le pareció que Gold D. Roger fue un fracasado o algo así pero el apellido real de esta familia es Gold D. Pero para Ace su orgullo era el apellido Portgas y por eso yo me cambié mi apellido para poder hacer una familia en su honor pero tu armada la destruyó y la única oportunidad de hacer que crezca de nuevo es tu nieta Ann. No te olvides de contárselo.”
“Por cierto dile a Ann que venga a verme lo antes posible” – Dijo a modo de despedida.
Al dia siguiente, la almirante rara (ya que no recuerdo su nombre la llamaré así) me llevó a una sala donde se encontraba mi abuelo, al verle me preocupé pues su mirada dejaba claro que no eran buenas noticias las que iba a contarme. Me senté frente a él y empezó a contarme la masacre que hicieron con su familia los miembros de la marina, cada palabra me llenaba de ira, cuando acabó mi mirada lo decía todo, no entendía por qué había ocurrido eso y, sobretodo, porque no había hecho nada mi abuelo para evitarlo, y así me respondió:
“Yo no pude hacer nada porque si me interponía te podría haber puesto en peligro… y eso era lo que quería evitar a toda costa, así que no hice nada por evitarlo…” – Antes de que mascullara un “lo siento” le pegué un puñetazo en el rostro, llena de furia por él y por toda la marina:
“¿No hiciste nada por mi? No mientas, no lo hiciste para salvar tu propio pellejo, si por mi fuera estarías muerto ahora mismo, así que no digas que lo hiciste por mí, porque no quiero volver a verte, si vuelvo a verte te mataré, lo juro. Ahora quiero marcharme de este podrido lugar”. – Tras esas frías y duras palabras impregnadas en odio me levanté airada, mientras mi abuelo decía con tristeza:
“Antes de que te vayas Ann tu tatarabuela Marianne quiere verte vive en plana montaña en una cabaña. Quiere verte, vive en plena montaña, en una cabaña.” - me marché sin haberle hecho apenas caso y dejándolo herido emocionalmente, pero aún así hizo que me dieran un bote y algo de comida, cosa que no le agradecí ni a él ni a su marina.

Una vez el bote estuvo preparado me fui y regresé sola a casa, guiada por el sol. Tras seis meses de viaje, llegué a las montañas Corvo, lugar donde me enteré de una noticia que había conmocionado a todo el mundo: el Almirante Cornelius se había quitado la vida, dicha noticia no me importó en lo más mínimo, dado que a él no le había importado la masacre de nuestra familia
Antes de llegar a casa de mi abuela, pude hacerme con algo de dinero y de comida, que usé para comprarme algo de ropa más de mi estilo, no esa basura que me habían dado en la marina.
Llegué a casa de mi tatarabuela y nada más entrar vi con sorpresa como había una foto de mi tatarabuelo Ace, el cual llevaba mi mismo sombrero y collar. Al lado de esta foto había un cinturón pardo con una letra “A” como hebilla. Lo miré cuando oí una voz que se acercaba:
“Puedes quedártelo, perteneció a tu tatarabuelo Ace” – Aquella mujer estaba ya muy vieja, pero aun así tenía una sonrisa para mí, yo sin dudarlo me lo puse emocionada y, al ver el tatuaje de Ace en la foto, salí corriendo a hacerme uno igual.
Me tatué mi nombre en el brazo y compré provisiones para reanudar el viaje, pero antes quería saber más sobre mi tatarabuelo, así que volví a casa de mi tatarabuela, a la cual ni había saludado ni siquiera.
Cuando pasé por el umbral de la puerta, mi tatarabuela soltó una carcajada y dijo:
“Eres igualito a tu tatarabuelo, Ann.” – Se acercó a un cajón, donde sacó una pequeña daga ornamentada mientras yo me sentaba y le preguntaba:
“Tatarabuela, ¿Cómo era él? ¿Cómo murió?” – Le pregunté mientras miraba las paredes y me fijaba en un cartel de “se busca” por valor de 200.000.000 con la foto de mi tatarabuelo.
Mi tatarabuela suspiró entristecida, estaba claro que no le gustaba contar esa historia.
“Bueno el murió hace años, cuando tenía 19 años, su hermano adoptivo Luffy d. Monkey fue a salvarlo pero al final fue él quien lo salvo sacrificando su propia vida, según tengo entendido. Pero lo que sí sé es que fue en manos de la marina así que ten cuidado.” – Dicho esto se acercó a mí y me ofreció la daga: “Esta daga perteneció a tu tatarabuelo Ace y sé que tú la cuidaras y pondrás el apellido Portgas y Gold D. en la cima del mundo. Llévalo en tu corazón y no lo reveles nunca hasta haber alcanzado tu meta. Cuídate mucho mi pequeña – Se despidió mientras me besaba la frente y me entregaba la daga, sabiendo mis intenciones de viajar. Me marché camino a mi aventura, la aventura como la última y única Portgas del mundo, con la meta de hacer que mi apellido sea recordado hasta los confines del mundo. Viajé durante todo un año, y me encontraba ahora mismo en las Islas Conomi.



Última edición por Ann D. Portgas el Lun Abr 28 2014, 21:28, editado 3 veces
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: portgas d ann

Mensaje por Creador WorldWar E. el Lun Abr 28 2014, 20:58

Falta la URL de la Historia Leída. Revisa por favor la sección de las Reglas. Gracias por su atención.

Creador WorldWar E.
Admin

Mensajes : 94
Frase : 02/03/2014

Ver perfil de usuario http://worldwar-evolution.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Re: portgas d ann

Mensaje por Invitado el Lun Abr 28 2014, 21:21

ya esta editada
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: portgas d ann

Mensaje por Creador WorldWar E. el Lun Abr 28 2014, 21:44


Creador WorldWar E.
Admin

Mensajes : 94
Frase : 02/03/2014

Ver perfil de usuario http://worldwar-evolution.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Re: portgas d ann

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.